Cordero en Chile

Gracias a Editorial Océano, ya está disponible en Chile "Cordero" la nueva novela de Christopher Moore que narra la historia desconocida sobre la adolescencia y juventud de Jesucristo, pero en el tono hilarante de este maestro del humor. Les dejo la portada y la entretenida sinopsis del libro.

Portada

Sinopsis
El nacimiento de Jesús está bien documentado, al igual que, tras su trigésimo cumpleaños, sus gloriosas enseñanzas, sus actos y su divino sacrificio. Pero nadie conoce la adolescencia del Hijo de Dios, los años perdidos; nadie excepto Colleja. Desde el día en que se encontró con Jesús de Nazareth, un niño de seis años, resucitando lagartijas en la plaza del pueblo, Levi bar Alphaeus, llamado «Colleja», tuvo el honor de ser el mejor amigo del Mesías. Por eso, el ángel Raziel lo ha resucitado y lo ha llevado a Norte América para escribir un nuevo Evangelio, uno que cuente la historia real y hasta ahora desconocida.
Realmente es un libro como ninguno…

Otros libros de Moore












Hace un tiempo leí La sanguijuela de mi niña, encuentra la reseña aquí.
Todos disponibles en www.editorialoceano.cl

Sobre el autor
Es originario de Ohio, aunque en la actualidad vive a caballo entre Hawái y California. Este autor de bestsellers internacionales, cuyos libros entran a formar parte de inmediato de la lista de los más vendidos de The New York Times, ha publicado once novelas, y ha vendido los derechos cinematográficos de la mayoría.
Entre sus grandes éxitos están La sanguijela de mi niña, ¡Chúpate esa!, o El ángel más tonto del mundo, publicados por La Factoría de Ideas.
Cordero es, hasta ahora, su mayor logro; una historia tan conmovedora como delirante e ingeniosa sobre los años desconocidos de la vida de Jesucristo.



Recuerda que al comprar los libros Online en Editorial océano no cobra gastos de envio.
Cordero en Chile Cordero en Chile Reviewed by Gustavo Hernández on 5:11:00 Rating: 5

1 comentario:

  1. Este libro es muy muy bueno! jajaja
    Me reí mucho, la verdad

    ResponderEliminar

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.