Reseña cine - Camino a los Oscar 2017: Nada que Perder (Hell or High Water)

Estamos en temporada de premios y a pocas semanas de la ceremonia de los premios Oscar, lo que significa que muchas de las películas contendientes se están estrenando en nuestras salas de cine. Una de ellas es Nada que Perder (Hell or High Water), dirigida por David Mackenzie, protagonizada por Chris Pine, Ben Foster y el gran Jeff Bridges y que además está nominada a 4 premios de la Academia: mejor película, mejor guion original, mejor actor de reparto y mejor montaje.


La historia se centra en dos hermanos, Toby (Chris Pine) y Tannen (Ben Foster), que enfrentados a un eventual embargo del rancho familiar por parte del banco, deciden robar a ese mismo banco para poder pagar la deuda y así conservar su hogar. Sin embargo, este caso atrae la atención de un Ranger de Texas (Jeff Bridges) a punto de retirarse y su compañero (Gil Birmingham), y que, al ser su última misión, hará que fallar no sea una opción.

En primer lugar, les puedo decir que Nada que Perder es definitivamente una película que sabe manejar muy bien los ritmos. El guion está armado magistralmente; maneja los tiempos de manera que en todo momento estás pendiente de lo que pasa, y cuando piensas que podría haber un agujero en la trama, los diálogos se encargan de probarte lo contrario. Por si eso fuera poco, el guion está escrito de forma que, aun cuando es una película del tipo “policías y ladrones”, llega un momento donde como espectadores nos cuesta dilucidar quienes son los héroes y quienes los villanos, lo cual es algo sumamente difícil de plasmar en la pantalla. Con esto queda claro que va como un contendiente fuerte en lo que respecta a mejor guion original junto con Manchester by the Sea y La La Land.


Ahora, ¿qué pasa si juntas un excelente guion con actuaciones sólidas? La respuesta a esta pregunta la tendrás una vez que comiencen los créditos. Si bien el trabajo que hacen los dos protagonistas es destacable pero no memorable, la química fraternal que vemos entre Pine y Foster es innegable. Asimismo, tenemos al dúo de Rangers con Bridges y Birmingham, que, a punta de una equilibrada combinación de humor y seriedad policial, sumado a las excelentes actuaciones a las que Jeff Bridges nos tiene acostumbrados (y precisamente por la cual está nominado), da como resultado que sólo se necesiten 4 personajes centrales para crear una historia tan entretenida y frenética como los es Nada que Perder.

Todo muy bonito hasta ahora. Pero por muy buena que sea Nada que Perder, hay ciertos elementos que no juegan a su favor. Uno de los puntos en contra que puedo señalar es que, al jugar con el clásico arquetipo de película policial, varios de los sucesos del filme nos van a parecer muy predecibles, y en ningún momento vamos a encontrar un giro inesperado que pudiera sorprendernos.

Probablemente la única sorpresa que se nos regale, está en los últimos 10 minutos de la película. Junto a esto, y este es un punto que me sorprende dado lo bien armado que está el guion, es en relación al manejo de la tensión. Para ser un filme que maneja tan bien los tiempos, me tomó por sorpresa la sensación de que había escenas donde se suponía que los espectadores debíamos estar tensos, pero en realidad eso nunca pasó. Este punto se relaciona con el anterior dado que al poder predecir ciertas cosas que podían pasar, no teníamos esa incertidumbre que termina por ponernos en un estado de alerta. Esto no quiere decir que no hubiera momentos en los que uno está al borde del asiento. De hecho, aquellos momentos son de las mejores partes de la película.

En definitiva, Nada que Perder es una obra donde su mejor atributo es un guion maravillosamente construido, que se junta con una bella cinematografía, y una dirección y actuaciones que, si bien no son desorbitantes, definitivamente no decepcionan y dan como resultado una suerte de Neo-Western Policial excepcional y que muy poco tiene que envidiarles a obras como Fargo o No Country for Old Men de los hermanos Coen.



Por Jose A. Pino 
 Estudiante de Cine y TV, Universidad de Chile 
Miembro de la Asociación de Cazadores (HunterxHunter) 
4to Kyu de Kendo en Santiago Budokan
Reseña cine - Camino a los Oscar 2017: Nada que Perder (Hell or High Water) Reseña cine - Camino a los Oscar 2017: Nada que Perder (Hell or High Water) Reviewed by Hojas Mágicas on 20:04:00 Rating: 5

No hay comentarios:

Gustavo Hernández. Con la tecnología de Blogger.